Drifting

Drifting 2017-11-28T12:13:40+00:00

El arte de derrapar

El drifting o drift es un estilo de conducción, en el que el piloto debe entrar y salir de cada curva e intentar llegar a la próxima sin perder la velocidad ni el derrape.

Sin perder el control del coche, y en un constante estado de sobre-viraje, de tal forma que el deslizamiento de las ruedas traseras suele exceder al desplazamiento de las ruedas delanteras, haciendo que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento.

El piloto debe además intentar mantener el coche derrapando el mayor tiempo posible, contradiciendo aparentemente las leyes de la física, ya que lo que prima no es la velocidad ni llegar el primero, sino realizar un buen drifting.

Drift

Las técnicas

En la práctica del Drif no prima la velocidad, ni llegar el primero, sino que lo espectacular y divertido de esta disciplina reside en la técnica de enlazar curvas derrapando, para lo que cual es necesaria práctica y paciencia para conseguir dominar el coche a la perfección.

Para lograr un conducción óptima y con este estilo, se requiere no solo de un vehículo preparado especialmente para esta práctico sino además de un piloto habilidoso que sepa manejar de forma precisa el acelerador, los frenos, el embrague, los cambios y la dirección.

Para lograr que un coche derrape es necesario deslizar las ruedas y desacoplar la parte trasera del coche, lo cual se puede hacer de diferentes formas. La mayoría piensa que basta con tirar del freno de mano para empezar a derrapar, pero en realidad hay muchas técnicas, tal y como dice Keiichi Tsuchiya el rey del Drift(DK), para hacer un buen derrape. Algunas de estas técnicas son el braking drift, que se basa en el control sobre el pedal de freno; el feint drift, que requiere balancear el chasis al entrar a la curva; y el shift lock, donde hay que cambiar rápidamente a una marcha menor para crear tensión sobre las ruedas traseras.

Los coches

Para realizar este estilo de conducción necesitaremos un vehículo de propulsión trasera y muchos caballos de fuerza. Un coche con tracción a las cuatro ruedas también nos permitiría realizar derrapes, pero es más difícil de descolocar. Por otra parte, si es de tracción delantera tendremos que utilizar el freno de mano y los derrapes serán mucho menores. Con lo que se recomienda un vehículo con tracción trasera. Un diferencial auto-bloqueante y un chasis de fibra de vidrio, entre otras características, también beneficiará para lograr un óptimo derrape.

Para iniciarse en el drifting es aconsejable empezar por un coche de propulsión de segunda mano ya que tienen un precio más económico si tenemos en cuenta que con la práctica tanto la transmisión y sobre todo los neumáticos sufren un gran desgaste.

Las marcas que fabrican diseños aptos para la práctica del drift son BMW, Mitsubishi y Nissan, esta última creadora del modelo 370Zs, que tiene el Récord Guiness de drifting más largo entre dos vehículos, con un trayecto total de 28,52 kilómetros. La mejor marca individual es para el Toyota GT86 que en el 2014, el piloto alemán Harald Müller logró recorrer más de 144 kilómetros en círculos dando 612 vueltas en 2 horas y 25 minutos.

Orígenes del drift

El drift nació en los años ‘70s en Japón, gracias a los corredores que bajaban de las montañas a gran velocidad y prevenir adelantamientos, al mismo tiempo que tenían que controlar evitar salirse de la calzada y caer por los precipicios. Las carreteras de las montañas, a diferencia de las de la ciudad, eran poco transitadas y con menor control policial, lo que motivó a los pilotos ha realizar sus carreras ilegales.

La popularidad de esta modalidad surgió una década después, gracias a la creación del primer campeonato, el D1 Grand Prix, y al piloto Keiichi Tsuchiya.

A finales de los años ‘90s ya era disciplina propia, con pilotos entrenados y automóviles preparados para mantener derrapes controlados a elevadas velocidades, y competir en campeonatos en los que no se compite por tiempo sino por estilo. Y en el año 1988 se produjo la primera competición oficial dedicada únicamente al drifting. Tras alcanzar un gran éxito en los países asiáticos llegó hasta Estados Unidos donde evolucionó pasando a carreras en pistas planas.

Foto
Foto
Foto