Orígenes del drift

Orígenes del drift

El drift nació en los años ‘70s en Japón, gracias a los corredores que bajaban de las montañas a gran velocidad y prevenir adelantamientos, al mismo tiempo que tenían que controlar evitar salirse de la calzada y caer por los precipicios. Las carreteras de las montañas, a diferencia de las de la ciudad, eran poco transitadas y con menor control policial, lo que motivó a los pilotos ha realizar sus carreras ilegales.

La popularidad de esta modalidad surgió una década después, gracias a la creación del primer campeonato, el D1 Grand Prix, y al piloto Keiichi Tsuchiya.

A finales de los años ‘90s ya era disciplina propia, con pilotos entrenados y automóviles preparados para mantener derrapes controlados a elevadas velocidades, y competir en campeonatos en los que no se compite por tiempo sino por estilo. Y en el año 1988 se produjo la primera competición oficial dedicada únicamente al drifting. Tras alcanzar un gran éxito en los países asiáticos llegó hasta Estados Unidos donde evolucionó pasando a carreras en pistas planas.

2017-06-15T19:46:00+00:00 15 de junio de 2017|

Deja tu comentario